Encimeras y frentes de Cocina

Encimeras únicas

Las encimeras y frentes de cristal Sedacolor®, con su alta resistencia y asombrosa facilidad de limpieza, son la solución ideal para tu cocina.

Un diseño moderno y elegante, duraderas y resistentes, y con un tacto sedoso que convierten a tu cocina en un lugar agradable y limpio.

No encontrarás una opción mejor.

Máxima Resistencia

Nuestras encimeras y frentes están fabricadas con cristal templado utilizado por las empresas más importantes de cocina y baño italianas, francesas y alemanas.

El templado le aporta una dureza máxima (nivel 6 escala MOSH), una resistencia al impacto (certificado EM-12633), y al calor, que de otra manera sería imposible conseguir en un cristal.

Estos tratamientos aportan al cristal una flexibilidad que le permite soportar grandes presiones sin romperse.

Ventajas

Dureza máxima

Máxima resistencia al impacto

Aguanta más de 540º de temperatura

Antibacterias y Antialérgico

Fácil limpieza

Dureza máxima

Máxima resistencia al impacto

Resistencia al calor

Antibacterias y Antialérgico

Fácil limpieza

Tacto sedoso

Tacto sedoso

Vidrio endurecido y templado

Colores a la carta

Calidad Garantizada

Totalmente impermeable a las manchas

Vidrio endurecido y templado

Colores a la carta

Calidad Garantizada

Totalmente impermeable a las manchas

Funcionalidad superior

El acabado enrasado aglutina las virtudes del bajo plano y sobre encimera.

Las características técnicas del vidrio templado junto con herramientas de última generación posibilitan un acabado único que mejora las prestaciones de las encimeras de cristal de Sedacolor.

Diseño exclusivo

El aspecto y tacto sedoso tan característico de nuestras encimeras  y frentes se consigue gracias al satinado al ácido del cristal.

Junto a la amplia gama de colores disponibles (sistema RAL), aportamos un diseño único y moderno, además de práctico, que encajará perfectamente en cualquier diseño de cocina.

Fácil limpieza

Nuestras encimeras y frentes de cristal son totalmente impermeables y resistentes a las manchas.

Son extremadamente fáciles de limpiar, incluso solo con agua.

Además, como tienen propiedades antibacterianas y antialérgicas, son la opción más higiénica para tu cocina.